“La emoción del primer día de cole” Isaac Rosa

lomce

“Papá, estoy deseando que empiece el cole para saber quién será mi profe”. Mi hija se ha pasado todo el verano con la murga, y ayer, de camino a la escuela, lo siguió diciendo hasta que se puso en la fila y vio a un joven que se presentó como profesor y se llevó a los niños para dentro. Las madres y padres nos quedamos comentando que tenía cara de buena gente, y alguno hasta se enteró de su nombre. Tampoco es que nos preocupe dejar a nuestros hijos con un desconocido, al contrario: preferimos la emoción de un nuevo profesor del que no sabes nada, absolutamente nada, todo está por descubrir. Qué aburrimiento sería llegar al colegio y encontrarte al mismo del año pasado, cuyo método ya tienes muy visto, con el que te entiendes, y que además conoce bien a tu hija y sabe cómo trabajar con ella.

 No solo los padres vemos por primera vez a quien se hará cargo de nuestros hijos. Seguramente sus propios compañeros y la directora lo acaban de conocer también, a él y a los otros nuevos, por esa simpática costumbre de los responsables educativos de esperar hasta el último momento para incorporar profesores. Si encima son interinos, igual no llegan hasta el lunes, que total, por dos días no merece la pena pagarles ya el sueldo; y qué prisa hay, ni que el colegio tuviera que organizarse, ni que hubiese un proyecto educativo, ni que los profesores necesitaran prepararse las clases.

En la puerta nos juntamos con padres de otros cursos, que comentaban quiénes serán los profesores de sus hijos, y así hicimos la quiniela de quién dará cada asignatura este año. Apuntamos cuáles tienen plaza y cuáles son interinos, para no cogerles cariño a estos, que a saber lo que duran. Y valoramos el estado físico de la plantilla, por suerte todos jóvenes y sanos, que como alguno se ponga malo ya sabemos lo que tardan en enviar sustituto.

Una madre bien informada nos confirma que la directora sigue en su puesto, cosa que tampoco era segura: con la LOMCE los centros ya no eligen la dirección, y sabemos de colegios donde han cambiado al equipo directivo en contra de profesores y familias.

Al pasar por el instituto vimos a otras madres y padres que se apostaban cafés a si al final sus hijos se jugarán su futuro en un solo examen o no, si habrá reválida, selectividad, las dos cosas o ninguna: “Yo digo que el acuerdo PP-Ciudadanos paralizará esa parte de la LOMCE”. “Yo apuesto a que un gobierno del cambio suspenderá la ley entera”. “Que no, que al final la Comunidad se planta y no la aplica”. “Yo apuesto a que Wert vuelve de París montado en un caballo blanco y termina la reconquista”.

A la salida de clase, el nuevo profesor de mi hija miraba con desconfianza a la veintena de desconocidos que pretendíamos llevarnos a los niños. “Que soy su padre, de verdad; díselo tú, hija, díselo”. Mi hija salió contenta, le ha gustado el nuevo. Yo le pregunté si sabía de dónde venía, no sea uno de esos que de un día para otro tiene que cambiar de ciudad o se cruza a diario la región y encima llega a clase diciendo que está cansado, que los profesores son muy de quejarse. ¡Venga ya, tanto lloriquear, que si la precariedad, que si los recortes, que si no les pagan en verano…! ¡Que solo tenéis que educar niños, no es para tanto!

Qué emocionante es siempre el primer día de colegio. De niños nos costaba dormir la noche antes: ¿seguirán todos mis amigos? ¿Habrá alguno nuevo? ¿Con quién me sentaré? Ahora, ya padres, llevamos a nuestros hijos con la intriga de quién será su profesor, si se quedará todo el curso o no, si habrá reválida, si tendremos nueva ley educativa, si tocará cambiar otra vez todos los libros, y así todo. Que sí, que Finlandia todo lo que quieran, pero qué vida más aburrida la de esos nórdicos.

Isaac Rosa en eldiario.es

Cifuentes y Van Grieken benefician a la concertada y marginan a la pública

Cpug3iaXEAUE9lp

http://cadenaser.com/emisora/2016/08/23/radio_madrid/1471948748_003279.html

La caída del gasto público en educación en la Comunidad de Madrid ha ido en picado desde el 2009. Desde ese año dorado, cuando se invirtieron 5.600 millones de euros, el gasto se ha recortado en más de mil millones. En 2014 se situó por debajo del gasto público de 2006, 4.700 millones en 2014 frente a los casi 4.900 de hace 10 años.

Sigue leyendo

Los alumnos que suspendan la ‘reválida’ de la ESO solo podrán matricularse en una FP Básica

  • El Consejo de Ministros ha dado luz verde al decreto que regula las evaluaciones de Secundaria y Bachillerato, que se pondrán en marcha en 2017 y cuyo marco general lo determinará el Ministerio de Educación
  • La medida afectará a aquellos estudiantes que no cuenten con el título, que solo se obtiene con la superación de la prueba, y que no se podrán matricular en un grado medio ni en Bachillerato aunque hayan aprobado la ESO
  • La Federación de Asociaciones de Directivos de centros Públicos alertan de que la medida previsiblemente aumentará el fracaso escolar

Los alumnos de 4º de la ESO que suspendan las dos convocatorias establecidas por curso para la evaluación final de ESO y quieran estudiar algo el año siguiente sólo podrán matricularse de Formación Profesional Básica. Esta modalidad de la LOMCE está dirigida a alumnos de entre 15 y 17 años que sólo han superado el primer ciclo de la ESO, es decir, hasta 2º.

Así lo recoge Europa Press de fuentes del Ministerio de Educación en relación con aquellos estudiantes que, habiendo aprobado el último curso de la ESO, no pueden continuar sus estudios en FP de grado medio ni Bachillerato por no contar con el título que sólo se obtiene con la superación de la evaluación externa.

Las mismas fuentes añaden que tras un ciclo de FP Básica (un año de duración) los alumnos pueden pasar a la FP de grado Medio o volver a presentarse a la evaluación final de ESO las veces que necesiten hasta aprobarla.

Por su parte, los que suspendan la ‘reválida’ de Bachillerato las dos convocatorias establecidas para cada curso, no podrán acceder a la Universidad ni a enseñanzas artísticas superiores, pero sí matricularse en algún ciclo de Formación Profesional de grado superior.

En marcha en 2017

El Consejo de Ministros ha dado luz verde este viernes 29 de julio al decreto que regula las evaluaciones de Secundaria, que, según el calendario de la LOMCE, la de ESO (alumnos de 15 y 16 años) se pondrá en marcha en 2017, pero no será hasta 2018 cuando los alumnos tengan que aprobarla para obtener el título de la ESO. Lo mismo ocurre con la de Bachillerato (17 y 18 años), que en el primer año de aplicación, 2017, no servirá para titular, pero sí para acceder a la Universidad.

Sigue leyendo

Fin de curso para 2º de Bachillerato

grad 16

Este año, en calidad de tutores de segundo de bachillerato, nos piden que hablemos en nombre de los profesores de este centro.

A mí no me va a llevar mucho tiempo este exordio. Primero, porque ya está dicho todo, estáis hartos de oírnos, de oírme, durante todo el curso, y además lo importante es lo que va detrás de tantas palabras.

Dicen que lo mejor para ganarse al auditorio es empezar con un chiste, que hace la charla más cordial y evita el aburrimiento, pero yo no voy  a hacer ni eso.

Porque esta promoción vuestra, la de 2016 viene tan marcada como nosotros, los profes, por los recortes, y se me quitan las ganas de bromas.

Desde 2º de la ESO los estáis,  los estamos sufriendo. Cinco años: el cuatrienio ominoso y el previo que la comunidad de Madrid nos infligió como cobayas para ver qué tal salía. Hemos compartido muchas tardes de lucha de la marea verde con vosotros, alumnos, compañeros y padres.

Y seguimos así, recortados. Todos habéis visto que nos faltan muchos profes que fueron expulsados del sistema, que se marcharon desplazados a otros centros, que se nos jubilaron, que se nos fueron del todo, como Alberto…  Y cómo continuamos los demás, sobrecargados de trabajo, insultados, ninguneados.

Pero aun así hemos dado todo por vosotros, los alumnos. Muy por encima de los requerimientos laborales que se nos piden.

Esperamos que nuestro esfuerzo haya servido al menos para haceros pensar que nada se consigue sin empeño, para intentar sobrellevar los malos momentos, para saber que hay que pelear por lo que es justo.

El tópico es deciros que salís fuera, al mundo, a vivir una nueva aventura, sí; y yo añado que salís a seguir luchando.

Recordad que hay que defender incluso lo que parecía conseguido y consolidado, y que la mejor recompensa es la personal, la de la obra bien hecha.

Que la vida os sea propicia, chicos. Buen viaje.