Publicaciones de la categoría: Padres

¿Hemos estudiado por encima de nuestras posibilidades?

1

Agustín Moreno
Profesor de secundaria

en Público

La LOMCE o ley Wert es una chapuza que no parte de un diagnóstico previo o Libro Blanco sobre los problemas de la educación; que no cuenta con financiación para implementarla; que no tiene ningún consenso, sino el rechazo más airado de la comunidad educativa, como se ha puesto en evidencia en múltiples movilizaciones.

Como son maestros de la neolengua hablan de “calidad” e incluso responsabilizan cínicamente al sistema educativo del nivel de paro existente, cuando es bien sabido que muchos de los miembros de la generación más y mejor preparada de este país se está yendo al exilio laboral o científico. Pero su verdadera esencia es mandar el mensaje de que “hemos estudiado por encima de nuestras posibilidades”. Porque lo cierto es que no están dispuestos a invertir más en educación pública, por razones ideológicas y de negocio. No les interesan ciudadanos formados, informados y críticos, para un mercado de trabajo precario y una sociedad dual y cada vez menos democrática. No quieren la mezcla social entre los hijos de familias de diferente estatus socioeconómico.

Y porque se someten a los intereses mercantilistas: la educación es un negocio que a nivel mundial supone un pastel de 2 billones de dólares y que en España obtuvo casi 700 millones de euros de beneficios según los últimos datos del INE. Por todo lo anterior, el objetivo que se ha trazado el gobierno del PP es seguir trasfiriendo recursos del sector público al privado y pasar del 3,6% al 2,9% del PIB, lo que supone unos 7.000 millones de euros menos al año, muy lejos de la inversión que realizan los países de nuestro entorno.

Durante la democracia se lograron importantes avances en el desarrollo de la escuela pública: incremento de centros y profesorado, bajada de ratios, ampliación de la edad escolar obligatoria, escolarización casi total desde los tres años, y mayor acceso a estudios superiores de las capas populares. Estas conquistas están siendo atacadas hace tiempo por los gobiernos de la derecha, cuya ideología mercantilista y privatizadora quiere convertir la educación en un negocio. Con esta ley se consolidan los recortes que se vienen aplicando y supone un duro golpe a la educación pública.

La educación pública española, por los compromisos de los sucesivos gobiernos con la Iglesia católica y con la patronal de la enseñanza, nunca ha llegado a romper del todo con las tres principales herencias franquistas: segregación clasista, confesionalidad y amplio sector privado costeado con fondos públicos. La ley Wert es un salto en esa dirección.

- Segregación, con diversos itinerarios que supondrán seleccionar y clasificar cuanto antes al alumnado, desgajándolos del tronco común por tres vías: los llamados programas de mejora del aprendizaje, la Formación Profesional Básica y los itinerarios en 4º de ESO. Cuanto antes se segregue más se atenta contra la igualdad de oportunidades y se niega la capacidad de cambio de niños y adolescentes. También convierte la educación en una carrera de obstáculos con continuas reválidas excluyentes. Este modelo educativo genera más fracaso escolar, más desigualdades y favorece una sociedad aún más clasista.

- Confesionalidad, que nos retrotrae al nacionalcatolicismo, con una asignatura de religión evaluable y con una alternativa dura para evitar la fuga del alumnado del adoctrinamiento; eliminando Educación para la Ciudadanía y demostrando que se cree más en la religión que en los valores democráticos.

- Privatización y fortalecimiento de los conciertos privados, al convertir a la educación en un bien individual y no un derecho fundamental y no se garantiza la oferta de plazas públicas de nueva creación. De esta forma se refuerza la doble red que crea discriminación, dándose la paradoja de que entre todos financiamos a quien más tiene, mientras se suprimen la atención a la diversidad y la función compensatoria de la escuela.

- Menor democracia. Se reducen las competencias de los órganos colegiados y de la comunidad educativa, reforzando el poder y el clientelismo de las direcciones de los centros

La LOMCE también quiere hacer legal lo ilegal con conciertos para centros que segregan por sexo, contratación a dedo de profesores nativos o publicación de rankings con los resultados de las pruebas externas.

Este retorno al pasado lo protagoniza Wert, el ministro más desprestigiado de la democracia, con un 80% de rechazo a su gestión, que no puede esperar que su ley tenga ninguna continuidad de futuro. Porque una ley superideologizada, sectaria no ha conseguido ningún apoyo, excepto el de los obispos. Nadie la respalda en el parlamento, ni el profesorado, las familias, los estudiantes o los expertos en educación. Por ello, será una ley de muy corto recorrido y frustrante, que acabará en el mismo momento en que se produzca un cambio político progresista.

Es más, probablemente, junto al rechazo al austericidio, a la privatización de la sanidad o a la reaccionaria reforma del aborto, será uno de los elementos que más contribuyan al cambio político. Entre el profesorado, las familias, el alumnado y la ciudadanía que forma el movimiento de la Marea Verde en defensa de la Escuela Pública de todos y para todos crece cada vez más la convicción de que hay que echar a este gobierno para que no acabe con todo. Para asegurar el derecho a una educación de calidad que forme a personas y a ciudadanos comprometidos con la mejora y el futuro de su país y de sus habitantes.

El Gobierno aplaza la ley Wert para evitar otro estallido social

El Gobierno ha decidido aplazar la aprobación de la reforma educativa prevista para este viernes tras una jornada de huelga en la comunidad educativa marcada por las multitudinarias protestas en las calles, según ha podido saber eldiario.es. Fuentes del Partido Popular han reconocido que la falta de consenso en torno a la denominada Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa están detrás de esa decisión. En concreto, el Ejecutivo habría reclamado al ministro Wert un mayor esfuerzo para lograr un consenso en torno a la ley que permita al Gobierno evitar un nuevo conflicto en un contexto marcado por las protestas ciudadanas.

Desde Moncloa se intenta, sin embargo, evitar ligar las protestas de este jueves al aplazamiento. Fuentes del Gobierno aseguran que la decisión de no llevar la reforma educativa al Consejo de Ministros se debe a que se “han estado cerrando cuestiones técnicas de la memoria económica” que han impedido que el texto estuviera listo para su incorporación al orden del día de la reunión de este viernes.

Desde el Ministerio de Educación se ofrece una tercera versión. Fuentes del Ministerio han explicado a eldiario.es que el motivo del retraso es que se quiere ajustar el texto lo máximo posible a las recomendaciones formuladas por el Consejo de Estado. En concreto, se estaría buscando un mayor consenso con la comunidad educativa y las comunidades autónomas en dos puntos criticados por el organismo en su informe: la religión y la lengua.

Este jueves al mediodía fuentes de Moncloa reconocían que el texto podría no ser tratado en el Consejo de Ministros, tal y como estaba previsto. Sin embargo, el ministro de Educación no confirmaba la noticia en una breve conversación con eldiario.es tras abandonar el hemiciclo por la puerta de atrás para evitar a los periodistas. Durante esa conversación, Wert preguntaba quién había afirmado que la reforma no sería aprobada en la reunión del Gabinete de este viernes y respondía con un silencio a la cuestión sobre el aplazamiento.

Críticas del Consejo de Estado

El Consejo de Estado emitía un dictamen sobre la ley que incide en dos de sus puntos más controvertidos:  la supresión de Educación para la Ciudadanía y la garantía de escolarización en español en las comunidades con lenguas cooficiales.

En su informe, el órgano presidido por el exministro de Aznar José Manuel Romay Beccaría, critica la decisión de eliminar del currículo la asignatura de Ciudadanía. “Procedería imponerla como obligatoria en algún momento” pues han sido numerosos los acuerdos y recomendaciones suscritos por España del Consejo Europeo y la UE para “velar por el aprendizaje de los valores democráticos (…) con el fin de preparar a las personas para una ciudadanía activa”, asegura el escrito.

El Consejo de Estado, se mostraba contrario además a que las comunidades autónomas deban costear un centro privado a aquellos alumnos que quieran estudiar en castellano y no dispongan de esa oferta ni en colegios públicos ni concertados.

Rechazo en la calle

Miles de personas se han echado a la calle este jueves contra la reforma educativa promovida por Wert en una jornada de huelga que ha sido calificada de “histórica” por los convocantes. Según los organizadores, 120.000 personas han acudido a la marcha de Madrid y 100.000 a la de Barcelona. El seguimiento del paro que ha afectado a todos los niveles y colectivos – padres, alumnos y docentes – de la enseñanza ha alcanzado el 80%, según los convocantes, y el 20% según el Ministerio.

A la protesta de este jueves se va a sumar en los próximos días la marcha convocada con motivo del segundo aniversario del 15-M. Los colectivos en defensa de la enseñanza pública han anunciado ya su adhesión a la manifestación que tendrá lugar el domingo en Madrid.

Huelga

1

Sea o no sea una maniobra calculada, lo cierto es que gran parte de los ciudadanos tienden a comportarse como si estuvieran condicionados a eludir cualquier sufrimiento inmediato aunque sea mayor el que habrá de venir si no se toman medidas, o con mucha más precisión: cualquier responsabilidad. Una educación en el infantilismo que en España se agrava por su historia y los cuarenta años de dictadura dedicada concretamente a ese objetivo. El de crear seres dependientes, incapaces de salirse del cauce marcado y precisados de tutela. A la altura de quienes lo diseñaron. Dirigentes de tan escasas luces como profundamente mezquinos. Eso es lo más patético: la infinita  mediocridad de los caudillos que nos sojuzgan, hoy como ayer.

(…)

Esa minoría depredadora que está destrozando la sociedad en su provecho, está organizada. Y sabe lo que quiere. Las víctimas no. Tampoco les hubiera sido fácil a ellos lograr su objetivo a no ser por la inacción de los ciudadanos. Deben reír asombrados de que se engulla todo, hagan lo que hagan.  Hay algo rigurosamente cierto: cuantos más sean quienes se pongan a trabajar por el cambio preciso… más fácil será lograrlo. Ya hay algunos, muchos, que nadan para remontar los acontecimientos… cargando a sus lomos con el peso de los inertes. Dejen, encima, de ofenderlos. Y sepan que cuanto más se tarde en reaccionar, menos fácil, más difícil, será restituir siquiera lo perdido.

RM Artal

Huelga general de enseñanza

  • El día 9 de mayo
  • Por la retirada de la LOMCE y contra los recortes en educación
cartel huelga plataforma

Todos los estamentos de la comunidad educativa, por primera vez juntos, han convocado huelga general de la enseñanza para el dia 9 de mayo, por la retirada de la LOMCE y el recorte en educación.

Encierro

El encierro de los delegados y delegadas, iniciado ayer,  continúa en la Dirección General de Recursos Humanos, C/Santa Hortensia 30. Hoy ha sido un día complicado, ya que una de nuestras delegadas ha tenido que abandonar el encierro por motivos de salud. Los compañeros y compañeras encerrados se encuentra muy bien aunque están sometidos a unas condiciones pésimas: No tienen comida ni se les permite el acceso de la misma al interior del edificio. No tienen ropa de abrigo y están bajo una estricta vigilancia. La presión es creciente hasta tal punto que CCOO ha acudido al Juzgado de Guardia a presentar una denuncia por “Denegación de auxilio por falta de alimentos, violación del derecho de libertad, coacciones y vulneración del derecho a la intimidad. “

Esta mañana, la Secretaría General de la Federación de Enseñanza de Madrid de CCOO, Isabel Galvín ha comparecido en la Asamblea de Madrid y ha exigido que la Consejería abandone sus políticas sobre profesorado, que revierta los recortes, que se reincorporen los 6000 profesores y profesoras interinos despedidos por el ERE en marcha, que se deje de contratar de manera irregular, y que se desista de decretar el cambio de forma de acceso a las listas para acceder a puestos de trabajo en condición de interinidad. CC OO ha exigido que se mantenga el Acuerdo de Sectorial, vigente de 2006, que ha venido garantizando el equilibrio entre experiencia, nota de examen y méritos a lo largo de todos estos años. 

Ante la ausencia de negociación, la intención de desmantelar el modelo de acceso a las interinidades para dotarse de un sistema que les permita contratar a dedo y de forma discrecional, es ineludible la movilización.

Os animamos a acudir a la puerta del encierro para apoyar a los compañeros/as que siguen recluidos sin comida y bajo vigilancia. Hay presencia permanente en el exterior.
En especial es importante acudir a las asambleas informativas y de debate, en la puerta de la Dirección General de Recursos Humanos, en la Calle Santa Hortensia, 30. Las siguientes se celebrarán los días: 
Mañana, Jueves 18 de Abril, a las 18:00
Viernes, 19 de Abril a las 18.00

Fuerza y mucho ánimo para tod@s!                                                                    

 Junt@s, Sí se puede
¡ESCUELA PÚBLICA DE TOD@S PARA TOD@S!
 
¡POR LOS DERECHOS Y DIGNIDAD DEL PROFESORADO INTERINO!
¡POR EL EMPLEO Y EL VALOR DE LA EXPERIENCIA!
¡POR LA CALIDAD DE LA EDUCACIÓN PÚBLICA!
 
¡LA RESIGNACIÓN
NO ES UNA OPCIÓN!

Día de huelga total

Profesores vagos, padres irresponsables, hijos antisistema

Los ataques a la escuela pública han llegado a tal punto de insostenibilidad que ya casi todos queremos ser sinwertgüenzas

Cruz Diez – Profesora de secundaria

La mayoría de mis alumnos no han venido hoy a clase. Según el ministro de educación, sus padres son unos irresponsables por permitir a sus hijos que pierdan un día de clase. Pero, señor Wert, uno aprende a diario y hay lecciones que se aprenden en la calle.

Hoy es un día en el que en lugar de aprender matemáticas o música, mis alumnos van a aprender que su educación es algo tan valioso que hay que defenderlo. Un día en el que van a poner en práctica esa política del esfuerzo que tanto gusta al Partido Popular uniéndose de nuevo a la lucha por la escuela pública que se prolonga de manera intensiva desde hace ya más de un año. Un día en el que van a aprender que la escuela somos todos porque la comunidad educativa nace de la unidad de los que tenemos algo en común: el educar y en este proceso forman parte los alumnos, las familias y los profesores, pero también el resto de la sociedad. Un día sin clase en el que aprender a valorar lo que han perdido en unos meses: muchos de sus profesores despedidos, las ayudas a los libros, becas de estudios, el comedor escolar, los desdobles y las clases de apoyo, tener sustitutos para sus profesores enfermos, etc. Un día en el que reflexionar sobre la nueva ley educativa que se nos viene y que será la pedrada final al sistema. Un día en el que aprender que su futuro va a depender en buena medida de la calidad de la educación que reciban hoy. Así visto, un día dentro del aula a cambio del resto de días de su vida no parece tanto, ¿verdad, señor Wert?

Sin embargo, según palabras del ministro, los padres que hoy no han llevado a sus hijos al colegio o les han animado a quedarse en casa y no ir al instituto no cumplen con la “obligación que tienen los padres de procurar la mejor educación para sus hijos”. Si unos padres que deciden que su hijo “pierda” 1 día de clase para protestar contra los recortes en la educación pública no están cumpliendo con su obligación de educar, ¿qué pasa entonces con esa administración que ha tardado 34 días en mandar un profesor de música para que dé clase a mis alumnos? ¿Es eso cumplir con su obligación de procurar la mejor educación para nuestros hijos?

Los vagos profesores apoyamos plenamente a esos padres irresponsables que han permitido que los antisistema de sus hijos no vengan hoy a clase. Los ataques a la escuela pública han llegado a tal punto de insostenibilidad que ya casi todos queremos ser sinwertgüenzas, porque no nos da vergüenza denunciar el robo que se hace a lo público y porque queremos un sistema educativo en el que no haya lugar para Werts.

2º día de huelga: “Wert, sin escrúpulos”

El todavía ministro de Educación y Cultura ha decidido darlo todo por la patria y, después de la cornada de españolizar Catalunya, ha embestido con ahínco contra alumnos, padres, profesores, y casi contra el personal administrativo, que secunde la huelga de la enseñanza.

Ha dicho Wert que todos ellos realizan una huelga “política” y forman parte de una amalgama “antisistema”, de “extrema izquierda radical”.

Le ha faltado añadir, al ministro sin complejos, que los huelguistas son una horda “que si a nosotros nos honra, a ellos les envilece”, que era la coletilla que el ínclito Jefe del Estado de los cuarenta años de dictadura, con sus días y sus noches, soltaba de forma regular cada vez que alguien protestaba en España o en el extranjero.

Me imagino que es más fácil dar cornadas a los huelguistas que pensar en que los convocantes pueden estar indignados por la pérdida de profesores en la enseñanza pública, por el aumento de alumnos por aula, por las clases que estos han perdido y perderán por la negativa de los sin complejos a ponerles sustitutos, por la reiterada bajada de sus salarios. Huelguistas indignados porque hay padres que han tenido que sacar a sus hijos del comedor del colegio público porque no tienen 100 euros para que coman en él, porque hay padres que han tenido que renunciar a trabajos eventuales para poder dar de comer a sus hijos en casa; indignados por que sí haya dinero para subvencionar enseñanza privada, reaccionaria y adoctrinadora –así en la patria como en la religión–, mientras no hay dinero para centros públicos, sean de secundaria, formación profesional, bachillerato artístico o universidad. Indignados, en fin, por las cien mil revalidas de San Luis, por la destrucción de las becas, por la subida de las tasas, por el desmadre de los máster; por la vuelta al pasado.

Incluso Wert, que confiesa que él mismo se sorprende de las cosas que dice, puede hacer este recuento, si es que no sufre disonancia cognitiva por causa de su frivolidad, por su espíritu de barra de bar de FAES, por ese sin complejos que debemos traducir como sin escrúpulos.

El método sin complejos ya lo conocemos: primero pasa la aviación y bombardea el prestigio del sector previamente seleccionado para aplicarle los recortes; en este caso, los enseñantes. Los profesores son unos vagos, reúnen el doble delito de enseñantes y funcionarios, trabajan muy poco, tienen muchas vacaciones, dan pocas horas de clase a la semana y son insolidarios: cuando se les pide un esfuerzo adicional se niegan a hacerlo sin cobrar, dicen los propagandistas.

Ya tenemos al sector recortable macerado, lleno de cráteres y con el resto de la población que muerda ese anzuelo, recelando de los maestros. Después, pasa la caballería, con los recortes en la nómina, la reducción en docentes, el hachazo en dinero imprescindible para una mínima calidad de la enseñanza.

Por si quedaran supervivientes, llega por último la infantería, con la bayoneta calada de que estamos ante una horda de extrema izquierda antisistema.

Problema resuelto, a por otro sector.

Lo milagroso después de esta guerra de movimientos, y de la pasta que cuesta hacer huelga a los huelguistas, es que todavía haya profesores que hagan jornadas de paro, padres que quieran secundarlos y gente de la enseñanza que salga a la calle a protestar en significativa unanimidad: todos los sindicatos, de todos los colores, contra el ministro de la insoportable levedad.

Mientras, frívolo Wert se lo pasa chupi; se ríe y mira su reloj de lujo, marca Hublot, encantado de conocerse y de haber salido más en los periódicos en unos meses que en toda su vida anterior. Sin complejos, sin escrúpulos.

J.M Calleja en eldiario.es

Alumnos y padres en huelga: “Radicales por obligación”

Dice el ministro de Educación que los padres tenemos “la obligación de procurar la mejor educación para los hijos”. Tiene toda la razón. ¿Por qué los ataca entonces cuando tratan de ejercer esa obligación?

La CEAPA ha convocado una movilización para esta semana, sumándose a las que ya había programado el Sindicato de Estudiantes. La CEAPA agrupa a 12.000 asociaciones de padres y madres de toda España y representa a unos ocho millones de familias. Es de largo la más numerosa del Estado. Son muchas familias para que el ministro las despache con un adjetivo que en su boca suena a insulto: “radicales”.

Lo radical es recortar un 14% el presupuesto para educación en 2013 y rebajar un 3,8% el montante destinado a las becas. Lo radical es quitar recursos a la educación pública y cambiar una ley para consagrar las ayudas a las escuelas privadas que segregan por sexos. Lo radical es repensar un sistema educativo (¡nada menos que un sistema educativo!) sin preguntar a los docentes, que algo saben de esto. Lo radical es extender la idea de que los profesores son unos vagos y los alumnos unos zoquetes siempre que sean de la pública. Y que los problemas de la educación en España (que los hay) se resuelven a golpe de frase resultona para el telediario.

Lo radical es dejar a cientos de niños sin comer por falta de becas de comedor y a miles sin libros por imposibilidad de pagarlos. Lo radical es permitir que las editoriales sigan cobrando 70 euros por el mismo manual del año pasado con una portada nueva. Lo radical es querer “españolizar” a los alumnos catalanes y eliminar Educación para la Ciudadanía por ser una “asignatura adoctrinadora”.

Lo radical, señor Wert, es animar a la protesta de los padres contra el sistema de educación vigente en Cataluña y tachar de “extremistas radicales de izquierdas” a quienes protesten contra el que usted quiere imponer en todo el Estado.

La obligación de los padres, efectivamente, es velar por que sus hijos reciban “la mejor educación”. La del Gobierno es ayudarles a crear condiciones objetivas para lograrlo. Las medidas adoptadas hasta ahora por el ministro Wert y sus proclamas para el futuro no van por ese camino. La protesta no es ya nuestro derecho, es nuestra obligación.

Salomé García en eldiario.es

El cambio que proponen no es el cambio necesario

Cambiar la escuela Pública necesita menos alumnos por aula y una dedicación más personalizada.

Justo lo contrario de lo que están haciendo con nosotros.

Antes estábamos lejos. Ahora retrocedemos 40 años.

Haciendo rutina

 

Van pasando los días y poco a poco nos vamos  todos amoldando a las largas horas de clase. Los más pequeños harán el primer examen a finales de este mes (dentro de unos quince días), y los mayores tienen que empezar a ponerse en firme o se les acumulará el trabajo y no podrán con él en noviembre.

Lo malo es que el otoño no termina de llegar  y, como hace demasiado calor en las aulas, parece que todavía estamos en verano.

Quería poner al menos una nota personal entre tanta información de las movilizaciones de este año. Unas líneas para saludar a mis compañeros, a mis alumnos y a sus padres. ¡¡Animo a todos!!

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: